jueves, 21 de junio de 2012

Persiguen al contralor





Por.- Rodolfo Pantoja Pantoja

La proliferación de las ías en Colombia, como órganos encargados de la vigilancia administrativa y de otras medidas, incluso de coerción para el ciudadano común y corriente, pero principalmente para los funcionarios, ha sido un motivo que siempre ha llamado la atención, pues está claro que de alguna manera lo que se necesita es tener al menos las mínimas medidas de vigilancia frente a procesos o asuntos que se los considera delicados.

Por esa razón, por allá en el mes de enero, cuando se hablaba de la designación de funcionarios, como contralores y personeros, tanto en Pasto como en otros municipios, los segundos, se tuvo la esperanza que se escogieron a estos funcionarios con un tecnicismo que conlleve a que estos ejerzan sus funciones como debe ser.

Pero este no fue el asunto que se observó en muchos de los municipios de Nariño en donde imperó desafortunadamente el escándalo de saber que muchos de ellos llegaron a esos cargos más por componendas políticas, o en el peor de los casos por la influencia de dineros en algunos de los concejales, que por méritos propios de los hoy funcionarios públicos.

Estos hechos sin lugar a dudas dejaron muchas preocupaciones sobre la mesa, si se tiene en cuenta que con ello se acabó con las ilusiones de los ciudadanos de tener como vigilantes de los recursos públicos, en el caso de los contralores y como guardianes de los ciudadanos, en el caso de los personeros, que desafortunadamente quedaron sólo en meras expectativas.

Pero como todo en la vida tiene su excepción, dentro de estas elecciones se destacaron algunos casos en los que sin lugar a dudas las escogencias se destacaron, pues tampoco podemos generalizar de los errores cometidos en todos los casos.

Para hablar de sólo uno, es válido retomar el caso de la elección del contralor de Pasto José Fabián Jurado, un profesional del derecho del que casi nadie daba un peso cuando empezó a sonar como aspirante a la Contraloría, pues a diferencia de otros él mostró en este caso su profesionalismo y dedicación a sus estudios, hecho que quizá se convirtió en el motivo para que un grupo de concejales lo eligieran para ocupar uno de los cargos más importantes que tiene el municipio de Pasto.

Llegó a ese cargo y de inmediato empezó a ‘pisar callos’ de una manera fuerte, hecho que no se había presentado desde hace muchos años en una entidad que más parecía de lujo que de efectividad administrativa, se dieron a conocer resultados de investigaciones en asuntos que son de sumo interés para la ciudad.

De inmediato entidades como Pasto Salud, la misma Administración municipal, la Secretaría de Salud, Salud Cóndor, entre otras fueron objeto de investigaciones y de advertencias para que no se sigan utilizando mal los recursos de los ciudadanos.

Por ello, de inmediato le aparecieron enemigos gratuitos al funcionario, los mismos que no tuvieron la menor duda en buscarle la caída.

Hoy cursan dos demandas a la elección del funcionario, por posibles vicios en su elección, las que se espera no surtan efecto, pues los ciudadanos de bien de Pasto perderían a un excelente vigilante de los recursos públicos.

Email.- rodolfoperiodista@yahoo.com.ar